Cómo detectar enfermedades neurodegenerativas en mayores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El envejecimiento en las personas genera ciertos problemas y especialmente un aumento de las enfermedades neurodegenerativas

A menudo es difícil ver dónde terminan los cambios “normales” y dónde comienzan los “patológicos”. Por ello, es importante detectar las posibles enfermedades en mayores a tiempo.

Enfermedades neurológicas en personas mayores

Las enfermedades neurológicas ocurren en niños, adultos y personas mayores. Aquí se incluyen dolores de cabeza y otras dolencias más fuertes, como, por ejemplo, la Enfermedad de Huntington o la Esclerosis Lateral Amiotrófica.

¿Alzheimer o no?

Muchas personas mayores asocian un deterioro de la memoria o deficiencias en el rendimiento intelectual como un síntoma de la vejez, pero también pueden estar asociadas con el Alzheimer.

En ambos casos, se asume que la afección no se puede contrarrestar e incluso muchos mayores niegan u ocultan sus problemas durante meses o años, en lugar de acudir al médico de cabecera para una evaluación más específica.

Sin embargo, la mayoría de los trastornos cerebrales se desencadenan por una gran cantidad de afecciones que no se localizan directamente en el cerebro.

Estos trastornos incluyen sobre-estimulación, fatiga, ronquidos con largas pausas en la respiración, falta de líquidos, fiebre, arritmia cardíaca, entre otros síntomas.

Diagnóstico precoz para detectar enfermedades neurodegenerativas en mayores

El propósito del diagnóstico del rendimiento cerebral, es excluir cualquiera enfermedad neurodegenerativa que pueda estar presente en la persona o identificarla lo antes posible.

El diagnóstico precoz no solo permite la intervención terapéutica en el curso de la enfermedad, sino que también permite comprender el comportamiento que el paciente mayor percibe como aterrador y extraño.

El diagnóstico se puede realizar mediante un procedimiento de dos etapas: el médico de familia será el responsable del diagnóstico inicial, que realiza con la ayuda de hojas de anamnesis específicas del paciente, incluida la anamnesis externa (interrogatorio de familiares).

Luego, el diagnóstico diferencial más complejo, es tarea de un especialista según lo recomendable por el médico de cabecera.

¿Cuáles son los signos y síntomas de las enfermedades neurodegenerativas en mayores?

Las enfermedades neurodegenerativas pueden producir una gama muy amplia de síntomas: neurológicos, psiquiátricos, atípicos e incluso mixtos.

Y, aunque estos síntomas pueden variar ampliamente, hay algunas señales que son algo comunes:

Síntomas físicos

  • Trastornos del movimiento (dificultad para caminar o para levantar un objeto).
  • Movimientos involuntarios.
  • Debilidad muscular o parálisis.
  • Ataxia, dificultad con el equilibrio.
  • Alteraciones sensoriales.
  • Convulsiones generalizadas o parciales.
  • Dificultad para hablar, dificultad para tragar.
  • Visión borrosa repentina, alteración de la visión del color o percepción de la luz.
  • Alteración de los movimientos oculares.
  • Alteraciones de las funciones básicas del cuerpo: respiración, ritmo cardíaco, función intestinal, termorregulación.

Síntomas psiquiátricos

  • Deterioro de la memoria a corto plazo o amnesia.
  • Estado de ánimo deprimido o depresión.
  • Cambios de personalidad.
  • Comportamiento anormal, agresión.
  • Alucinaciones visuales y auditivas.
  • Síntomas similares a la esquizofrenia.
  • Síntomas paranoides.
  • Confusión.
  • Alteración de la conciencia.

El principal desafío del diagnóstico médico, es el hecho de diferenciar los diversos síntomas a lo largo de la enfermedad. Al hacerlo, se puede determinar con más facilidad el tipo de afección.

Por ello, si una persona mayor presenta un síntoma que sugiera alguna enfermedad neurodegenerativa, debe consulta al médico lo antes posible. Un diagnóstico realizado a tiempo junto a un tratamiento adecuado, pueden ser clave para mantener con vida a la persona mayor por muchos años más.

Exámenes para el reconocimiento de las enfermedades neurodegenerativas

Como ya hemos comentado, las enfermedades neurodegenerativas conllevan una amplia variedad de síntomas.

Sin embargo, hay algunos síntomas a los que se debe prestar especial atención, especialmente si aparecen en conjunto.

El diagnóstico y la terapia pueden proteger a la persona mayor del desarrollo de trastornos graves, además de reducir o eliminar los que presente el paciente.

Hay que acotar que las terapias complementarias como la biorresonancia, la homeopatía, la acupuntura y otros métodos de medicina holística, no son 100% efectivas.

La efectividad de estos métodos es siempre un asunto individual y dependerá de la enfermedad específica, el organismo del paciente y su adherencia a las recomendaciones del terapeuta.

En este caso, los exámenes fisioterapéuticos se pueden dividir a grandes rasgos en:

  • Examen a nivel estructural

Incluye pruebas y escalas que evalúan el rango de movimiento en las articulaciones, la fuerza, la longitud de las extremidades, además de pruebas funcionales de partes individuales del cuerpo.

  • Examen neurológico

Incluye la evaluación de reflejos, espasticidad, sensación, percepción y coordinación. El examen neurológico se divide en un examen detallado del paciente (inspección), y los hallazgos psicológicos.

  • Examen a nivel de actividad cotidiana

Se analiza la marcha, las actividades generales de la vida cotidiana, el nivel de participación en la vida cotidiana, control postural y pruebas equivalentes.